Braquioplastia: procedimiento, recuperación y precios

La braquioplastia es una cirugía plástica que tiene como objetivo mejorar la apariencia de los brazos, eliminando el exceso de piel y grasa que se acumula en la zona. Esta intervención es ideal para aquellas personas que han perdido peso de forma significativa, que tienen flacidez por el paso de los años o que simplemente desean tener unos brazos más estilizados y firmes.

Si estás pensando en realizarte una braquioplastia, es importante que conozcas los aspectos más relevantes de esta cirugía, como el precio, los beneficios, los riesgos y el postoperatorio. En este artículo, te brindamos toda la información que necesitas para tomar una decisión informada y segura.

¿Qué es la braquioplastia?

La braquioplastia, también conocida como lifting de brazos o dermolipectomía braquial, es una cirugía que consiste en hacer una incisión en la parte interna o posterior del brazo, desde el codo hasta la axila, para retirar el exceso de piel y grasa que cuelga y que produce un aspecto antiestético y molesto. Luego, se tensa la piel restante y se sutura la herida, logrando unos brazos más delgados y tonificados.

La braquioplastia se puede realizar de forma aislada o combinada con otras técnicas, como la liposucción, que ayuda a eliminar la grasa localizada y a definir mejor el contorno de los brazos. También se puede complementar con otros procedimientos de rejuvenecimiento corporal, como la abdominoplastia, la mastopexia o el lifting de muslos.

La braquioplastia es una cirugía que requiere de anestesia general o local con sedación, y que tiene una duración aproximada de entre una y dos horas. Se realiza en un quirófano y, por lo general, el paciente puede regresar a su casa el mismo día o al día siguiente, según el criterio del cirujano.

¿Cuáles son los beneficios de la braquioplastia?

La braquioplastia es una cirugía que ofrece múltiples beneficios para la salud y la autoestima de las personas que se la realizan, entre los que se destacan los siguientes:

  • Mejora la estética de los brazos, eliminando el exceso de piel y grasa que cuelga y que produce un efecto de “alas de murciélago”.
  • Aumenta la confianza y la seguridad en sí mismo, al poder lucir unos brazos más firmes y armoniosos con el resto del cuerpo.
  • Mejora la calidad de vida, al facilitar el movimiento y la actividad física, y al evitar las molestias e irritaciones que puede causar la piel sobrante.
  • Mejora la higiene, al reducir el riesgo de infecciones o malos olores en la zona de los brazos.
Te puede interesar:  ¿La liposucción puede mejorar la apariencia de la celulitis?

¿Cuáles son los riesgos de la braquioplastia?

Como toda cirugía, la braquioplastia implica algunos riesgos y complicaciones que deben ser tenidos en cuenta antes de someterse a ella. Estos riesgos son mínimos si se elige a un cirujano plástico certificado y con experiencia, y si se siguen las indicaciones médicas antes y después de la intervención. Sin embargo, es importante estar informado y alerta ante cualquier signo de anomalía.

Algunos de los riesgos más comunes de la braquioplastia son:

  • Infección: se puede producir una infección en la zona de la incisión o en el tejido subcutáneo, que puede requerir de tratamiento con antibióticos o, en casos más graves, de una nueva cirugía para limpiar la herida.
  • Hemorragia: se puede presentar una hemorragia durante o después de la cirugía, que puede provocar un hematoma o un seroma (acumulación de sangre o líquido debajo de la piel), que puede necesitar de un drenaje o de una revisión quirúrgica.
  • Cicatrización: la braquioplastia deja una cicatriz visible en la parte interna o posterior del brazo, que puede variar en tamaño y forma según la cantidad de piel que se haya retirado y la técnica que se haya empleado. La cicatriz puede mejorar con el tiempo y con el uso de cremas o tratamientos específicos, pero nunca desaparecerá por completo.
  • Alteraciones de la sensibilidad: se puede producir una pérdida o disminución de la sensibilidad en la zona de los brazos, que suele ser temporal y que se recupera progresivamente en los meses posteriores a la cirugía. En algunos casos, puede haber una hipersensibilidad o un dolor persistente, que puede requerir de medicación o de terapia física.
  • Asimetría: se puede presentar una asimetría entre los brazos, debido a una diferencia en la cantidad de piel o grasa que se haya eliminado, o a una mala cicatrización o contracción de la piel. Esto puede corregirse con una nueva cirugía o con retoques estéticos.
Te puede interesar:  ¿Puedo volver a aumentar de peso después de la liposucción?

¿Cómo es el postoperatorio de la braquioplastia?

El postoperatorio de la braquioplastia es un periodo de recuperación que requiere de cuidados y precauciones para garantizar una buena cicatrización y unos resultados óptimos. Algunas de las recomendaciones que se deben seguir son:

  • Usar una faja compresiva en los brazos durante las primeras semanas, para reducir la inflamación y favorecer la adaptación de la piel.
  • Tomar los medicamentos que el cirujano haya recetado, como analgésicos, antiinflamatorios o antibióticos, para aliviar el dolor, prevenir la infección y acelerar la cicatrización.
  • Evitar el sol, el calor y el frío extremos, así como el tabaco y el alcohol, que pueden afectar la circulación sanguínea y la regeneración de la piel.
  • Mantener una higiene adecuada de la zona de la incisión, siguiendo las instrucciones del cirujano sobre el lavado, el secado y el cambio de los vendajes o las gasas.
  • Asistir a las revisiones médicas periódicas, para que el cirujano pueda evaluar la evolución de la cicatrización y retirar los puntos o los drenajes si es necesario.
  • Realizar ejercicios de movilidad y de estiramiento de los brazos, de forma progresiva y bajo la supervisión de un fisioterapeuta, para evitar la rigidez y la atrofia muscular.
  • Evitar el esfuerzo físico y el levantamiento de objetos pesados durante al menos un mes, para no comprometer la cicatrización y la estabilidad de los brazos.
  • Llevar una dieta equilibrada y saludable, rica en proteínas, vitaminas y minerales, que ayude a la recuperación y a la prevención de la flacidez.

¿Cuál es el precio de la braquioplastia en Bogotá, Colombia?

El precio de la braquioplastia en Bogotá, Colombia, puede variar según el cirujano, la clínica, la técnica y el grado de complejidad de cada caso. Sin embargo, se puede estimar que el costo promedio de esta cirugía ronda entre los 5 y los 10 millones de pesos colombianos (entre los 1.300 y los 2.600 dólares estadounidenses).

Te puede interesar:  La Guía Integral de la Endoplastia: Transformando Vidas con Precisión Quirúrgica

Este precio suele incluir los honorarios del cirujano, del anestesista y del personal médico, el alquiler del quirófano, los materiales quirúrgicos, los medicamentos, los exámenes preoperatorios, las consultas postoperatorias y la faja compresiva. No obstante, es importante que se solicite un presupuesto personalizado y detallado antes de realizar la cirugía, para evitar sorpresas o gastos adicionales.

Si estás buscando al mejor cirujano plástico para la braquioplastia en Bogotá, Colombia, te recomendamos que contactes al Dr. Camilo Cañas, un reconocido y prestigioso especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva.

El Dr. Camilo Cañas atiende a sus pacientes en la ciudad de Cúcuta y en Bogotá, Colombia, ofreciendo una atención personalizada, integral y de calidad. Si deseas agendar una consulta con el Dr. Camilo Cañas para conocer más sobre la braquioplastia, puedes llamar al número +573208142948 o visitar su página web: www.drcamilocanas.com.

No esperes más y da el primer paso para mejorar tu imagen y tu autoestima con la braquioplastia. El Dr. Camilo Cañas te espera para brindarte la mejor solución para tus brazos. ¡Contáctalo hoy mismo!

Escríbenos

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Abrir chat
    1
    Hola, estamos en linea
    Escanea el código
    Hola 👋
    ¿Cómo podemos ayudarte?