Tipos de mentoplastia: Aumento y reducción

La mentoplastia es una cirugía plástica que se realiza para modificar el tamaño y la forma del mentón, con el fin de mejorar el equilibrio y la armonía facial. El mentón es una parte importante del rostro, ya que influye en la proyección de la nariz, el perfil y la expresión. Un mentón pequeño o retraído puede hacer que la nariz parezca más grande o que el cuello se vea flácido, mientras que un mentón grande o prominente puede desproporcionar el resto de las facciones.

Existen dos tipos principales de mentoplastia: el aumento y la reducción. En este artículo, te explicaremos en qué consisten cada uno de ellos, cuáles son sus indicaciones, cómo se realizan y qué resultados se pueden esperar.

Mentoplastia de aumento

La mentoplastia de aumento es el procedimiento que se realiza para aumentar el tamaño y la proyección del mentón, mediante la colocación de un implante o la remodelación del hueso. Esta cirugía está indicada para personas que tienen un mentón pequeño, retraído o hundido, que afecta la armonía de su rostro y su autoestima.

La mentoplastia de aumento se puede realizar de dos formas:

– Con implante: Se trata de colocar una prótesis de silicona o de otro material biocompatible, que se adapta a la forma y el tamaño del mentón. El implante se introduce a través de una pequeña incisión que se hace debajo del mentón o dentro de la boca, por debajo del labio inferior. El implante se fija al hueso con suturas o tornillos, y se cierra la incisión con puntos. Esta técnica tiene la ventaja de ser más sencilla, rápida y reversible, pero también tiene el riesgo de que el implante se desplace, se infecte o se rechace.
– Con remodelación ósea: Se trata de cortar una porción del hueso del mentón y avanzarla hacia adelante, fijándola con placas y tornillos. El corte se hace a través de una incisión dentro de la boca, por debajo del labio inferior. Esta técnica tiene la ventaja de ser más natural, duradera y estable, pero también tiene el riesgo de que el hueso se fracture, se necrose o se altere la sensibilidad.

Te puede interesar:  Precio de la mentoplastia en Colombia

La mentoplastia de aumento se realiza con anestesia local o general, según el caso, y tiene una duración aproximada de una hora. Después de la cirugía, se puede sentir dolor, inflamación, moretones y entumecimiento en la zona, que se alivian con medicamentos y compresas frías. Se recomienda guardar reposo durante unos días, evitar el sol, el tabaco y los alimentos duros, y seguir las indicaciones del cirujano. Los resultados se aprecian de forma progresiva, a medida que se reduce la hinchazón, y son definitivos al cabo de unos meses.

Mentoplastia de reducción

La mentoplastia de reducción es el procedimiento que se realiza para disminuir el tamaño y la proyección del mentón, mediante la extracción de tejido óseo o graso. Esta cirugía está indicada para personas que tienen un mentón grande, prominente o puntiagudo, que desequilibra su rostro y les causa incomodidad.

La mentoplastia de reducción se puede realizar de dos formas:

– Con extracción ósea: Se trata de retirar una porción del hueso del mentón, que se corta con una sierra o un bisturí. El corte se hace a través de una incisión dentro de la boca, por debajo del labio inferior, o debajo del mentón. El hueso se remodela y se fija con suturas o tornillos, y se cierra la incisión con puntos. Esta técnica tiene la ventaja de ser más efectiva y precisa, pero también tiene el riesgo de que el hueso se fracture, se necrose o se altere la sensibilidad.
– Con liposucción: Se trata de aspirar el exceso de grasa que se acumula en el mentón, mediante una cánula que se introduce a través de una pequeña incisión debajo del mentón. La grasa se extrae con una jeringa o una bomba de vacío, y se cierra la incisión con puntos. Esta técnica tiene la ventaja de ser más simple, rápida y mínimamente invasiva, pero también tiene el riesgo de que la piel quede flácida, irregular o con cicatrices.

Te puede interesar:  Implantes utilizados en la mentoplastia

La mentoplastia de reducción se realiza con anestesia local o general, según el caso, y tiene una duración aproximada de una hora. Después de la cirugía, se puede sentir dolor, inflamación, moretones y entumecimiento en la zona, que se alivian con medicamentos y compresas frías. Se recomienda guardar reposo durante unos días, evitar el sol, el tabaco y los alimentos duros, y seguir las indicaciones del cirujano. Los resultados se aprecian de forma progresiva, a medida que se reduce la hinchazón, y son definitivos al cabo de unos meses.

Preguntas frecuentes sobre la mentoplastia

A continuación, te presentamos algunas de las preguntas más comunes que se hacen las personas que están interesadas en la mentoplastia, y sus respectivas respuestas.

– ¿Qué es la mentoplastia?
La mentoplastia es una cirugía plástica que se realiza para modificar el tamaño y la forma del mentón, con el fin de mejorar el equilibrio y la armonía facial. Existen dos tipos de mentoplastia: el aumento y la reducción, según se quiera aumentar o disminuir el mentón.

– ¿Quiénes son candidatos para la mentoplastia?
Los candidatos para la mentoplastia son personas que tienen un mentón pequeño, retraído, hundido, grande, prominente o puntiagudo, que afecta la proporción de su rostro y su autoestima. También son candidatos las personas que tienen una maloclusión dental o una deformidad congénita que altera el mentón. Es importante que los candidatos tengan una buena salud física y mental, y unas expectativas realistas sobre los resultados.

– ¿Cómo se realiza la mentoplastia?
La mentoplastia se realiza mediante la colocación de un implante, la remodelación del hueso, la extracción de tejido óseo o graso, según el caso. El procedimiento se hace a través de una incisión dentro de la boca o debajo del mentón, y se fija el mentón con suturas o tornillos. La cirugía se realiza con anestesia local o general, y tiene una duración aproximada de una hora.

Te puede interesar:  Recuperación postoperatoria en la mentoplastia

– ¿Qué cuidados se deben tener después de la mentoplastia?
Después de la mentoplastia, se debe guardar reposo durante unos días, evitar el sol, el tabaco y los alimentos duros, y seguir las indicaciones del cirujano. Se puede sentir dolor, inflamación, moretones y entumecimiento en la zona, que se alivian con medicamentos y compresas frías. Se debe usar una faja o una venda compresiva para sostener el mentón y favorecer la cicatrización. Los puntos se retiran al cabo de una o dos semanas.

– ¿Qué resultados se pueden esperar de la mentoplastia?
Los resultados de la mentoplastia se pueden apreciar de forma progresiva, a medida que se reduce la hinchazón, y son definitivos al cabo de unos meses. La mentoplastia permite mejorar el equilibrio y la armonía facial, resaltando las facciones y el perfil. La mentoplastia también puede mejorar la confianza y la autoestima de las personas, al sentirse más a gusto con su apariencia.

Si estás interesado en la mentoplastia, te invitamos a contactar al cirujano plástico Dr. Camilo Cañas, un profesional con amplia experiencia y reconocimiento en el campo de la cirugía facial.

Escríbenos

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Abrir chat
    1
    Hola, estamos en linea
    Escanea el código
    Hola 👋
    ¿Cómo podemos ayudarte?