Tipos de otoplastia: ¿Cuál es el más adecuado para ti?

La otoplastia es una cirugía plástica que tiene como objetivo corregir las deformidades o alteraciones estéticas de las orejas. Se trata de una intervención muy demandada tanto por adultos como por niños, ya que puede mejorar la autoestima y la confianza de quienes se sienten acomplejados por el aspecto de sus orejas.

Existen diferentes tipos de otoplastia, según la anomalía que se quiera corregir y el resultado que se busque. En este artículo, te explicaremos cuáles son los principales tipos de otoplastia, cómo se realizan y qué ventajas e inconvenientes tienen cada uno.

Otoplastia de reducción

La otoplastia de reducción es el tipo de otoplastia que se realiza para disminuir el tamaño de las orejas, ya sea porque son demasiado grandes (macrotia) o porque tienen un lóbulo muy desarrollado. Este tipo de otoplastia se puede hacer de dos formas:

  • Resección de piel y cartílago: Consiste en eliminar el exceso de piel y cartílago de la parte posterior de la oreja, haciendo una incisión en el pliegue natural que hay detrás de la misma. Luego, se sutura la herida y se coloca un vendaje compresivo. Esta técnica es la más sencilla y rápida, pero puede dejar una cicatriz visible y alterar la forma natural de la oreja.
  • Resección de cartílago y remodelación: Consiste en eliminar el exceso de cartílago de la parte anterior de la oreja, haciendo una incisión en el borde externo de la misma. Luego, se remodela el cartílago restante para darle una forma más armónica y se sutura la herida. Esta técnica es más compleja y precisa, pero deja una cicatriz menos visible y respeta la forma natural de la oreja.

La otoplastia de reducción se puede hacer con anestesia local o general, según el caso y la preferencia del paciente. La duración de la intervención suele ser de una hora aproximadamente, y el postoperatorio es sencillo, aunque se debe evitar el contacto directo con el sol, el agua y los golpes durante unas semanas.

Te puede interesar:  Otoplastia en Cúcuta: Precio y todo lo que necesitas saber

Otoplastia de pabellón

La otoplastia de pabellón es el tipo de otoplastia que se realiza para corregir las orejas prominentes o despegadas, es decir, aquellas que tienen un ángulo mayor de 30 grados con respecto al cráneo. Este tipo de otoplastia se puede hacer de dos formas:

  • Rasurado de cartílago: Consiste en raspar el cartílago de la parte posterior de la oreja, haciendo una incisión en el pliegue natural que hay detrás de la misma. Luego, se dobla el cartílago hacia adentro y se fija con suturas. Esta técnica es la más simple y rápida, pero puede provocar una pérdida de relieve y definición de la oreja.
  • Creación de pliegues: Consiste en crear pliegues artificiales en el cartílago de la parte anterior de la oreja, haciendo una incisión en el borde externo de la misma. Luego, se dobla el cartílago hacia adentro y se fija con suturas. Esta técnica es más compleja y precisa, pero respeta el relieve y la definición de la oreja.

La otoplastia de pabellón se puede hacer con anestesia local o general, según el caso y la preferencia del paciente. La duración de la intervención suele ser de una hora y media aproximadamente, y el postoperatorio es sencillo, aunque se debe evitar el contacto directo con el sol, el agua y los golpes durante unas semanas.

Otoplastia reconstructiva

La otoplastia reconstructiva es el tipo de otoplastia que se realiza para reconstruir las orejas que han sufrido una malformación congénita (como la microtia o la anotia) o un traumatismo (como una amputación o una quemadura). Este tipo de otoplastia es el más complejo y requiere de varias intervenciones, que se pueden hacer de dos formas:

  • Injerto de cartílago: Consiste en tomar cartílago de otra parte del cuerpo (como las costillas o la nariz) y moldearlo para crear una nueva oreja. Luego, se implanta el cartílago en la zona afectada y se cubre con piel. Esta técnica es la más natural y duradera, pero implica una cicatriz en la zona donante y un riesgo de rechazo o infección.
  • Prótesis de silicona: Consiste en colocar una prótesis de silicona que imita la forma y el color de una oreja normal. Luego, se fija la prótesis a la zona afectada con tornillos o imanes. Esta técnica es la más sencilla y rápida, pero implica un mantenimiento periódico y un riesgo de desplazamiento o extrusión.
Te puede interesar:  Resultados esperados y duración de los mismos después de una otoplastia.

La otoplastia reconstructiva se hace con anestesia general, y la duración y el número de intervenciones dependen del caso y del método elegido. El postoperatorio es más delicado, y se debe seguir un cuidado estricto de la zona operada, así como tomar medicación para evitar el dolor y la inflamación.

Preguntas frecuentes sobre los tipos de otoplastia

A continuación, te presentamos algunas preguntas frecuentes sobre los tipos de otoplastia y sus respuestas:

  • ¿Qué tipo de otoplastia es el más adecuado para mí? El tipo de otoplastia más adecuado para ti dependerá de la anomalía que quieras corregir, del resultado que esperes y de tu estado de salud. Lo mejor es que consultes con un cirujano plástico especializado, que te hará una valoración personalizada y te recomendará la opción más conveniente para tu caso.
  • ¿Qué riesgos tiene la otoplastia? La otoplastia es una cirugía plástica segura y con pocas complicaciones, siempre que se realice por un profesional cualificado y en un centro acreditado. Sin embargo, como toda intervención quirúrgica, tiene algunos riesgos, como el sangrado, la infección, la mala cicatrización, la asimetría, la alteración de la sensibilidad o la insatisfacción con el resultado.
  • ¿Qué cuidados debo tener después de la otoplastia? Después de la otoplastia, debes seguir las indicaciones de tu cirujano plástico, que pueden variar según el tipo de otoplastia y el método utilizado. En general, se recomienda llevar un vendaje compresivo durante unos días, tomar analgésicos y antibióticos para aliviar el dolor y prevenir la infección, evitar el contacto directo con el sol, el agua y los golpes durante unas semanas, y acudir a las revisiones periódicas para comprobar la evolución de la cicatrización.
  • ¿Cuándo se ven los resultados definitivos de la otoplastia? Los resultados definitivos de la otoplastia se ven después de que la inflamación y la cicatrización hayan desaparecido por completo, lo que puede tardar entre tres y seis meses, según el caso y el tipo de otoplastia. Es importante tener paciencia y no juzgar el resultado antes de tiempo, ya que el aspecto de las orejas puede cambiar durante el proceso de recuperación.
  • ¿La otoplastia es una cirugía definitiva o se puede revertir? La otoplastia es una cirugía definitiva, ya que implica una modificación permanente de la forma y el tamaño de las orejas. Sin embargo, en algunos casos, se puede realizar una segunda intervención para corregir algún defecto o mejorar el resultado, siempre que haya suficiente tejido disponible y que el cirujano plástico lo considere viable.
Te puede interesar:  Candidatos ideales para una otoplastia.

El Dr. Cañas te ofrecerá una consulta personalizada y te asesorará sobre la mejor opción para tu caso. Puedes agendar una cita con él en la ciudad de Cúcuta o Bogotá, Colombia, llamando al número +573208142948. No dejes pasar esta oportunidad de mejorar el aspecto de tus orejas y tu autoestima.

Escríbenos

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Abrir chat
    1
    Hola, estamos en linea
    Escanea el código
    Hola 👋
    ¿Cómo podemos ayudarte?